El bebé en sus primeros meses: más juegos

El juego con el tubo de paño o tela

Conforme con Margaret Sasse, aun un tubo pequeño paño es buen aliado para ofrecer al pequeño una ocasión amena para acostarse sobre su estómago. Solo debe de poner el cojín cilíndrico bajo los brazos del bebé (que mantiene a sus lados), de tal modo que pueda moverse de forma libre sus manos y jugando.

Para despertar la curiosidad del bebé (a los dos-tres meses) y estimularlo para estirar sus brazos, asimismo se puede poner delante de él un objeto (por poner un ejemplo, una pelota, un sonajero o bien un juguete preferido?). ¿Se puede reiterar la actividad cuando el pequeño lúcida lo va a parar de jugar hasta un minuto al unísono.

Edad: 0-seis meses

En la estera con juegos de captar

En los primeros meses de vida, conforme con Elena Balsamo, un pediatra y especialista en el procedimiento Montessori (libertad y el amor, el enfoque Montessori para la educación conforme a la naturaleza, el León Verde), el bebé no precisa demasiadas cosas.

Y también ‘más bien una gran idea para crear una esquina con un jergón de espuma de baja, una vieja colcha o bien un tatami en el que pueda moverse con libertad con total seguridad.
Acá es recomendable poner algunos objetos (siempre y en todo momento allá) como, por poner un ejemplo, una bufanda, un tanto de traqueteo, un pequeño juego de madera y una herramienta para el empleo familiar, como una cuchase que poco se puede poner en su boca en silencio.

Para jugar con los pequeños, los enfoques de objetos, sin ponerlos de manera directa en sus manos, a fin de que pueda ejercer la coordinación de los movimientos precisos para sujetar el objeto solo. Ganar es una enorme satisfacción para cada pequeña y observar su “progreso” que es para los progenitores!

Edad: 0-seis meses

cuatro) Las canciones y rimas con el movimiento

Rimas y canciones son valiosos para alentar y asegurar a cada bebé desde las primeras semanas de vida (en verdad, todas y cada una de las etnias tienen un extenso repertorio de canciones de cuna, canciones y rimas).

Cantar o bien recitar las palabras que riman a la pequeña favorece el desarrollo del lenguaje y es asimismo una ocasión para el movimiento ‘tren’ y el ritmo de efectuar la estimulación sensoriomotriz.

Cerca de 2 a 3 meses (mas es ameno para el pequeño, aun después), es posible ‘a la etapa de “un simple canción infantil – como el propuesto acá – acompañándolo con una serie de movimientos, suaves y lentos. (Asimismo lo hace la prueba: sabe comprender su idioma recién nacido?)

Se espera que la actividad dure dos minutos y puede ser revivido múltiples veces en el día. En verdad, la clave de todo es la reiteración que instintivamente prefieren más pequeño, como Margaret Sasse explica en su libro.